Saltar al contenido

El día a día con el SIDA

El desarrollo médico actual ha permitido desarrollar un tratamiento efectivo para contener e incluso frenar el avance del virus VIH por el organismo. A pesar de ello, las personas infectadas por el VIH deben llevar un seguimiento constante de su enfermedad si no quieren que ésta se descontrole.

Cómo convivir con la infección

Además de recibir tratamiento, las personas infectadas con el virus del VIH deben seguir un estilo de vida que tenga en cuenta su estado de salud. Es muy importante cambiar de hábitos y cuidarse para favorecer la contención de la enfermedad. Existen numerosas sugerencias que se pueden ofrecer para que la vida sea lo más normal posible:

  • Mantener una dieta saludable es fundamental. El cuerpo debe luchar contra un virus realmente agresivo, por lo que estar nutrido adecuadamente es algo fundamental. Se recomienda el consumo de frutas y verduras frescas, de todo tipo de frutos secos y de proteínas vegetales que pueda ayudar al fortalecimiento del organismo.
  • Evita consumir alimentos animales crudos, como carne cruda, huevos sin cocer o pescado sin cocinar. Las enfermedades que pueden contener estos alimentos no procesados pueden ser mucho más agresivas en personas con las defensas bajas. Cualquier producto animal que se vaya a consumir debe estar perfectamente cocinado para evitar este riesgo.
  • No consumas alimentos no pasteurizados. En la actualidad es complicado acceder a estos alimentos, ya que las restricciones de los gobiernos suelen ser bastante estrictas al respecto. Sin embargo, en algunas partes del mundo es posible, sobre todo, acceder a alimentos lácteos sin pasteurizar, como leche fresca recién ordeñada o queso elaborado con leche sin pasteurizar. Este tipo de alimentos debe evitarse ea toda costa.
  • Vacúnate regularmente. Las vacunas pueden prevenir infecciones y enfermedades comunes como la gripe. Consulta a tu médico sobre las vacunas que te conviene recibir. Nuevamente, si estás infectado por VIH significa que tus defensas son débiles. Cualquier ayuda para fortificarlas es necesaria para sobrevivir al día a día.
  • Se precavido con tus animales de compañía. Algunos animales domésticos pueden portar parásitos y saltar a los humanos, provocando infecciones y enfermedades. Mantén una higiene exhaustiva con tus animales de compañía para evitar estos riesgos.

¿Es la medicina alternativa una ayuda contra el SIDA?

Cuando se padece una enfermedad tan grave como una infección por VIH, la cual no tiene cura, es normal caer en la desesperación o la depresión. Muchos pacientes buscan alivio en terapias alternativas, a veces como complemento a su tratamiento.

En la actualidad ninguna terapia alternativa ha demostrado ser eficaz en la cura contra el VIH. Algunas terapias alternativas pueden servir, sin embargo, como elementos que sirvan para mejorar el estado de ánimo o la fortaleza física del paciente. En ocasiones actuando como placebo y en otras complementando al tratamiento principal.

Antes de comenzar cualquier terapia alternativa es preciso consultar a nuestro médico si ésta va a interferir con nuestro tratamiento principal. En ningún caso se debe abandonar la medicación prescrita por nuestro médico para seguir ninguna de estas terapias alternativas.

¿Cómo se puede prevenir el SIDA?

Es imposible a día de hoy prevenir la infección por VIH ya que no existe una vacuna. Tampoco existe una cura para el SIDA en este momento. A pesar de ello, existen diferentes métodos de prevención que pueden ayudar a evitar un contagio por VIH y todos los problemas médicos que ello conlleva.

Para evitar el contagio por VIH podemos seguir los siguientes consejos:

  • Usa el tratamiento como prevención. Si padeces una infección por VIH deberías estar siguiendo un tratamiento TAR para reducir la presencia del virus en la sangre. Mantener los niveles del virus en mínimos es la mejor manera de prevenir la expansión de la enfermedad a las personas que te rodean y mantenerlas a salvo. Sigue siempre la prescripción de tu médico y realiza los chequeos periódicos pertinentes.
  • Si has estado expuesto al virus utiliza la profilaxis postexposición. Si crees que has estado expuesto a una situación de riesgo de contraer el virus del VIH, como una relación sexual no segura o el contacto con sangre de personas posiblemente infectadas, contacta rápidamente con los servicios médicos. Si se toman medidas en un plazo de 72 horas es posible evitar el contagio mediante medicamentos.
  • Usa un preservativo nuevo en cada relación sexual. Utilizar un preservativo nuevo cada vez que se tiene una nueva relación sexual es de vital importancia. Las mujeres pueden utilizar un diafragma. Si se utilizan lubricantes, asegúrate de que éstos tienen base de agua, ya que los elaborados a base de aceites pueden debilitar el plástico del preservativo e incluso provocar su ruptura.
  • Avisa siempre a tu pareja sexual si padeces una infección por VIH. Practicar sexo de manera insegura siendo portador del virus puede ser delito en muchos países del mundo. Es importante que si descubres que estás infectado avises a tus parejas sexuales para que se hagan la prueba.
  • Utiliza agujas limpias. De ser consumidor de drogas por vía intravenosa, la utilización de agujas limpias previene la propagación del virus. Si eser consumidor de droga y además positivo en VIH es altamente recomendable solicitar ayuda médica para ambos problemas.
  • Si estás embarazada, pide ayuda inmediatamente. Si estás embarazada podrías transmitir la infección a tu bebé. Sin embargo, si se recibe medicación, se puede reducir en gran medida el riesgo de transmisión. consulta lo antes posible con tu médico acerca de esta situación.
  • Contempla la circuncisión. Existen pruebas médicas de que la circuncisión masculina reduce el riesgo de infección por VIH.

Consulta siempre con tu médico

Existen unos tratamientos fijos para enfrentarse a una infección por VIH, pero muchas partes del tratamiento son adaptables a cada paciente. Informa siempre a tu médico sobre tus condiciones para que tanto la medicación como los consejos sobre el día a día se adapten lo más posible a tu situación personal.

El estado de ánimo es muy importante a la hora de enfrentar una enfermedad como el VIH. Si te sientes decaído o deprimido, también debes comunicárselo a tu médico para poder paliar ese problema. Mantener un estado de ánimo positivo, hacer planes y en general no cambiar tu vida por la infección puede ayudar a soportar esta dura carga.