Saltar al contenido

Gonorrea, una infección muy molesta

La Gonorrea es una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes en la actualidad. Esta enfermedad es causada por la aparición de una bacteria, la Neisseria gonorrhoeae, la cual ataca tanto a hombres como mujeres, aunque en el caso de las mujeres podría causar mayores complicaciones, ya que en algunos casos llegaría a afectar al cuello uterino.

¿Qué síntomas tiene la Gonorrea?

En muchos casos de infección, la gonorrea no presenta ningún síntoma apreciable, por lo que la persona portadora de la bacteria desconoce que está infectada. Sin embargo, cuando la gonorrea manifiesta síntomas, lo hace de manera clara.

Síntomas de gonorrea en hombres

Los síntomas apreciables de la gonorrea en varones son los siguientes:

  • Dolor o malestar al orinar. La presencia de gonorrea se caracteriza por una sensación de ardor a la hora de orinar.
  • Secreción de una sustancia de aspecto similar al pus por el glande del pene.
  • Picor o dolor constante en los testículos.

Síntomas de gonorrea en mujeres

La presencia gonorrea en mujeres se manifiesta con la aparición de los siguientes síntomas:

  • Incremento anormal de secreciones vaginales.
  • Dolor o ardor al orinar.
  • Aparición de sangrado vaginal entre periodos.
  • Dolor abdominal o pélvico constante.

¿Puede la gonorrea afectar a otras partes del cuerpo?

La gonorrea no sólo es una infección que de transmisión sexual que afecta a los genitales masculinos y femeninos. La gonorrea puede afectar a otras partes del cuerpo humano. Los lugares más comunes de infección por gonorrea son los siguientes:

  • La gonorrea puede afectar al recto. Una infección rectal de gonorrea se manifiesta a través de picor anal, la secreción de una sustancia similar al pus por el recto, pequeñas secreciones de sangre o un movimiento inusual de los intestinos.
  • También puede producirse una infección de gonorrea en los ojos. En el caso de presentar una infección de gonorrea ocular, los síntomas comunes son la alta sensibilidad ante la luz, dolor en los ojos y la secreción de líquidos de manera anormal.
  • Otro lugar común de infección de gonorrea es la garganta. De presentarse aquí la infección, los síntomas recurrentes son la sequedad constante de garganta y la inflamación de los ganglios linfáticos en el cuello.
  • Las articulaciones del cuerpo también son lugares susceptibles de presentar infección por gonorrea. Los síntomas de gonorrea en articulaciones son el sobrecalentamiento y rojez, hinchazón y dolor, especialmente al realizar cualquier tipo de movimiento.

Factores de riesgo ante la gonorrea

Aunque toda la población es susceptible de contraer gonorrea, existen varios factores de riesgo que aumentan las probabilidades de contraer esta enfermedad.

  • Mujeres menores de 25 años activas sexualmente.
  • Encuentros sexuales entre varones.

También son factores de riesgo:

  • Tener un compañero sexual nuevo.
  • Si tu compañero sexual tiene más compañeros sexuales al mismo tiempo.
  • Tener más de un compañero sexual.

¿Qué complicaciones puede presentar una infección por gonorrea?

La gonorrea es una enfermedad tratable y fácilmente curable. Sin embargo, de no atajarse a tiempo o ignorarse la infección, la enfermedad puede provocar serias complicaciones. Algunas de las complicaciones que puede causar la gonorrea son:

  • Infertilidad femenina. De no tratarse, la infección por gonorrea podría esparcirse por el útero y las trompas de falopio, causando enfermedad pélvica inflamatoria, conocida como EPI. La EPI puede provocar la aparición de cicatrices en los tubos, lo que acarrearía complicaciones durante el embarazo o incluso infertilidad. La EPI requiere atención médica urgente.
  • Infertilidad masculina. La gonorrea puede causar inflamación en pequeños tubos en espiral localizados en la parte posterior de los testículos, llamados epididymis y destinados a transportar el esperma. Si no es tratado a tiempo, estas complicaciones pueden provocar infertilidad en el varón.
  • Extensión de la infección por gonorrea por las articulaciones y otras partes del cuerpo. La bacteria de la gonorrea tiene la capacidad para extenderse por otras partes del cuerpo humano a través del corriente sanguíneo, afectando así a otras partes del cuerpo. De producirse, los síntomas son: fiebre, aparición de sarpullidos, soriasis, dolor en articulaciones, inflamación y rigidez.
  • Incremento en el riesgo de contraer VIH. Las personas contagiadas con la bacteria de la gonorrea son más susceptibles de contraer el virus de inmunodeficienta humana VIH, el virus que lleva abre la puerta al SIDA. Se ha demostrado también que ambas enfermedades son más contagiosas si están presentes a la vez.
  • Complicaciones en bebés. Los bebés que contraen gonorrea, trasmitida por sus madres al nacer, pueden desarrollar ceguera, irritación de la piel e infecciones.

Cómo prevenir la gonorrea

La prevención es muy importante para evitar contraer todo tipo de enfermedades de transmisión sexual. Para evitar contraer la gonorrea podemos llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Utilizar preservativo durante cualquier tipo de contacto sexual, indistintamente si se trata de sexo anal, oral o vaginal.
  • Limitar el número de parejas sexuales.
  • Asegurarse de que tanto tú como tu compañero sexual está libre de infecciones antes de realizar cualquier tipo de acto. Esto es especialmente importante en los encuentros sexuales casuales. Es mejor preguntar y prevenir que lamentar más tarde.
  • Evitar mantener relaciones sexuales con una persona con claros síntomas de infección de transmisión sexual. Si tu posible pareja sexual manifiesta alguno de los síntomas que hemos enumerado anteriormente en este artículo, evita mantener contacto sexual con ella.
  • Revisa regularmente tu estado de salud con tu médico. La gonorrea puede manifestarse de diferentes maneras o no tener ningún síntoma aparente. Es recomendable que, al menos una vez al año, revises tu salud sexual con tu médico realizando un chequeo rutinario. También después de pasar por cualquier tipo de situación de riesgo es recomendable el chequeo rutinario.

Para evitar contraer la gonorrea de nuevo es importante que si tú o tu compañero sexual estáis bajo tratamiento por esta causa, os abstengáis de realizar actos sexuales hasta que un médico certifique que habéis superado completamente la enfermedad. Es posible que tras varios días o semanas de tratamiento, los síntomas hayan desaparecido. En muchas ocasiones es así, pero esto no significa la desaparición total de la enfermedad. Si no se espera el tiempo marcado por un facultativo, la probabilidad de recaída es considerablemente alta.